Blog

Mi experiencia como becario Fulbright

Testimonio1

Mi experiencia como becario Fulbright

Por Edward W. Littlefield (USA)

De enero a junio 2011, mientras estar en Colombia con una Beca Fulbright en la Ensenanza de Inglés, trabajé como voluntario en recaudar fondos, escribir solicitudes para donaciones, desarrollar pasantías y reclutar a voluntarios, gestionar proyectos y asuntos administrativos y apoyar en actividades con los jóvenes de Fundación Juventas.

Antes de llegar a Tunja, mis búsqueda de organizaciones locales que trabajaran con la población desplazada, sobre la que había escrito mi tesis de pregrado el año anterior, no me había rendido fruto. Sin embargo, supe de la Fundación a través de un amigo de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, y estuve emocionado por formar parte de una ONG emergente que trataba los temas sociales que justo había investigado. La energía juvenil de Juventas me inspiraba y me animaba a involucrarme en el lado administrativo del desarrollo de la organización, al intentar compartir el trabajo de Juventas con la comunidad internacional y mi tiempo con los mismos niños y niñas de la Fundación. FOTO Testimonio1.jpg

Lo que más me impresionaba de la Fundación Juventas era el acercamiento integral a la problemática del desplazamiento forzado en Colombia, el que me parece tratar los asuntos fundamentales sobre los que había aprendido en mi curso de “Desplazamiento Forzado” en la universidad local. El trabajo con los jóvenes de Juventas, el que se enfoca en la rehabilitación psicosocial y el desarrollo personal de los niños y adolescentes desplazados, pretende contrarrestar los efectos traumatizantes del desplazamiento en este demográfico.

Además, los proyectos de desarrollo económico de pequeña escala con los padres de los niños, enfocados en la agricultura urbana y la seguridad alimentaria, les proveen a los adultos desplazados (quienes tienden a llegar de zonas rurales con pocas habilidades adaptables a la economía urbana) de medios de sustancia y avance que utilizan sus capacidades. Yo estaba emocionado por trabajar con Juventas porque estos esfuerzos, los que combinan acercamientos económicos y sociales, parecían tanto bien fundados en la realidad de la población objetiva como prometedores para su empoderamiento. Yo creo que estas iniciativas le dan a la fundación una potencial potente.

El aspecto más positivo de trabajar con la Fundación Juventas en su etapa formativa fue la responsabilidad en formular y desarrollar mis propias ideas para el progreso de la organización. Una vez que tomé la iniciativa de proponerle ideas y proyectos, Director Cesar Pineda me concedió mucha independencia en recaudar fondos y crear el programa de pasantía internacional. Cesar me escuchaba las propuestas entusiásticamente y me daba retroalimentación positiva y constructiva de una manera que me hacía querer continuar a contribuir a la causa y la gente de Juventas. He aprendido mucho sobre cómo se desarrollan institucionalmente las ONG, y paso a la siguiente etapa de mi carrera profesional con un entendimiento más profundo de los esfuerzos, las luchas y los éxitos de los derechos humanos y el desarrollo en América Latina.

 

Compartelo

TODOS PODEMOS INCIDIR POSITIVAMENTE EN LA VIDA DE OTROS